25 de junio de 2017

HISTORIA DE DOS EUROPAS

Esta semana se ha publicado el nuevo Regional Innovation Scoreboard que elabora la Comisión Europea. 53 regiones, especialmente en el centro y norte de Europa, han sido clasificadas como “Innovation Leaders”. 60 regiones más, de la corona central europea, son “Strong Innovators”. 85 regiones, alejándonos del centro tecnológico e industrial europeo son “Moderate Innovators”; y 22 regiones (sobre todo en los países del Este) son clasificadas como “Modest Innovators”. En esta ocasión, dentro de cada categoría, se han definido subcategorías de colores para posicionar exactamente dónde se encuentra cada región.


Respecto a la edición 2016, se observa una aceleración de la capacidad innovadora de los líderes, especialmente en el crecimiento de sus publicaciones científicas, y en el número de empresas que se consideran innovadoras. Se consolidan “bolsas de excelencia” (en palabras de la propia Comisión Europea), regiones especialmente innovadoras en países con baja capacidad de innovación: Praga, en la República Checa; Bratislava, en Eslovaquia; y Euskadi, en España. La zona más innovadora de la Unión Europea es Estocolmo, seguida de Hovedstaten en Dinamarca, y South East en Reino Unido. Considerando las zonas no comunitarias de Europa, el líder absoluto es Zúrich (Suiza).

En 128 de las 216 regiones (60%), la innovación ha crecido. Entre los líderes, la proporción de regiones que mejora es del 75%. Sólo el 55% de las regiones de 2ª y 3ª división mejoran, mientras que un escuálido 30% lo hacen entre las regiones de cola: el gap se incrementa. Todas las regiones de Austria, Bélgica, Francia, Holanda, Noruega, Eslovaquia, Suiza y el Reino Unido muestran hoy mayor fuerza innovadora que hace un año. La dinámica de innovación coge velocidad donde existen sólidos ecosistemas innovadores, masa crítica de centros de excelencia y empresas innovadoras, y un marco institucional que prioriza de forma absoluta la innovación como forma de competir y de crear valor para la sociedad.

Europa sigue escindida entre un centro-norte que consolida sus economías basadas en conocimiento, tecnología e industria, y una periferia donde la innovación sigue siendo un bonito slogan que figura en todos los planes estratégicos, pero en muy pocos presupuestos reales, ni públicos ni privados. El mapa nos indica qué zonas de Europa tienen realmente capacidad de generar riqueza y de sostener estados del bienestar. Por si a alguien se le olvida para qué puede servir esto de la innovación, pongo otro gráfico: el de la hucha de las pensiones. Saquen ustedes mismos las conclusiones...


No hay comentarios:

Publicar un comentario